Tiempo de lectura 4 minutos

Entre todos los voluntarios que cada año se van al extranjero gracias al SVE con Ingalicia, hoy queremos destacar el voluntariado de Samuel, que ha estado en Croacia en la Asociación Zmergo, colaborando en proyectos medioambientales.

El sve de Samuel ha tenido una duración de 1 año y se acaba de concluir. Durante su voluntariado, Samuel ha podido colaborar con la organización en campañas de sensibilización y protección del medio ambiente y del patrimonio natural del país. La asociación de acogida, Zmergo, trabaja en este ámbito desde hace muchos años, y su principal punto de fuerza es la capacidad de implicar a la ciudadanía en todas las actividades que realiza, haciendo que todos sus objetivos se cumplan y se puedan alcanzar buenos resultados.

Las actividades principales se desarrollan con jóvenes de educación primaria y secundaria, y es que la principal misión de la asociación es educar desde pequeños para fomentar una conciencia común y respetuosa del entorno que nos rodea.

Allí Samuel ha podido apreciar la metodología de trabajo utilizada con éxito y cooperar para llevar a cabo mas actividades durante todo su SVE. En general Samuel nos cuenta que toda la experiencia ha sido muy positiva, aunque, como suele ser común, con momentos mas “altos” y otros menos.

Sobre las características del SVE, Samuel tuvo derecho al dinero de bolsillo y de comida, a la devolución de los gastos de viaje, al trasporte local y a un alojamiento en un piso compartido con otros voluntarios. Estas condiciones económicas suelen ser comunes a todos los voluntariados europeos, aunque el alojamiento y el dinero de bolsillo puede variar según la organización de acogida y/o el País. En todo caso, todos los interesados conocerían las condiciones economicas del SVE antes de su salida.

AQUI LA EXPERIENCIA DE SAMUEL

Y ya ha pasado un año. Son estas decisiones que se toman así a bote pronto porque si piensas y piensas, al final te echas atrás.

Mi aventura con el EVS (European Voluntary Service) empezó a través de una oferta en el Facebook de mi organización de envío. Desde ahí, y prácticamente sin información alguna, decidí ponerle fin a mi situación de desempleo (como la de muchos de mi compañeros de universidad).

Me iba a trabajar a una ONG medioambiental para desempeñar funciones de diseño gráfico (entre otras). Es fue lo que me hizo decidirme, ir a hacer algo de lo mío. Dónde? Pues en Opatija (Croacia), un pueblo a orillas del Adriático del que ni yo ni nadie había oído hablando antes. Como ves, una auténtica aventura casi a ciegas.

En Zmergo, que así se llama las asociación donde trabajé como voluntario europeo, es una ONG medioambiental que promueve los valores ecológicos y del patrimonio cultural a nivel local, nacional y europeo.

A nivel local realiza charlas sobre desarrollo sostenible y talleres de reciclado de papel (entre otros) con los que inculca sus valores a los estudiantes de primaria y secundaria. Así como a los habitantes de Opatija a los que atrae con sus ferias ecológicas y stands semanales promoviendo e informando acerca del reciclaje. A nivel nacional, esta asociación es la coordinadora del movimiento “Zelena cistka”, o lo que es lo mismo: Limpieza verde. Para ello, desde la oficina se contacta con escuelas y localidades de toda Croacia y acordar los lugares en los que realizar dicha acción el día fijado para la campaña. Esta misma acción está englobada dentro de los movimientos Lets do it! World y Lets do it! Mediterranean, que coordinan esta “gran” limpieza en muchos otros países. Por ello está también envuelta en acciones a nivel europeo, pues junto a estas actividades, existen otros proyectos de promoción de la comida sana y desarrollo sostenible (EAThink2015) o, el mismo en el que yo participo, el Servicio de Voluntariado Europeo englobado dentro del programa Erasmus+.

Pues bien, acorde con todas estas actividades, desde que llegué a Opatija y a Zmergo me he dedicado a realizar labores de diseño gráfico en cuanto a material de promoción de los diferentes proyectos (camisetas, chapas, stands, roll ups, flyers, banners…), como material para las redes sociales (fotografía, vídeo, ilustraciones…) . También he llevado a cabo el diseño de logotipos de los nuevos proyectos que la asociación leva a cabo.

Además de todo esto he ido, junto con mi compañera Marta Bilska (Polonia), a cada evento promocional  de los distintos proyectos que previamente organizamos con otros compañeros de la oficina.

El voluntariado incluyo en su programa la realización de un proyecto personal, que en mi caso han sido dos. Primeramente, junto con Marta, hemos enseñado español a los niños de Opatija en un campamento de verano durante quince días con la temática ecológica como base. A través de juegos, canciones, talleres y con lo poco de croata que sabía hasta el momento, he convivido diariamente con pequeños de entre cinco y doce años. El segundo proyecto personal fue a finales del voluntariado, cuando decidimos realizar una exposición multimedia con todo el material de estos 12 meses que han sido espectaculares. Viajes, gente nueva, nuevos amigos, nuevo idioma, nuevas comidas y platos típicos de la geografía balcánica…  He descubierto una zona y una gente increíbles.

Recomiendo a todo aquel que le guste salir a descubrir mundo y nuevas culturas a formar parte del programa Erasmus+ y el EVS. A todo aquel que tenga nuevas inquietudes y le encante viajar. A todo aquel que no quiera quedarse de brazos cruzados en casa mientras no hay empleo.

Y ya ha pasado un año. Así comenzaba estas líneas. Se ha ido un año que queda enmarcado en mi memoria por todo lo nuevo que he aprendido y todo lo que me llevo, que no se puede contabilizar en números. Y ya entra un nuevo año, un nuevo año en el que he decidido quedarme para que, por lo menos, sea la mitad de bueno que el anterior.

Si quieres saber más sobre el Servicio Voluntario Europeo no dudes en ponerte en contacto con nosotros al email: sve@ingalicia.org