Tiempo de lectura 3 minutos

El voluntariado es una de las principales actividades de Ingalicia. Creemos en los efectos positivos del voluntariado y en sus aportes positivos en la sociedad en la que vivimos. Con una serie de artículos diferentes queremos abordar temas que son muy importantes, cuando estamos hablando sobre el voluntariado. Creemos firmemente que el voluntariado tiene que ir siempre acompañado de dignidad y respeto, no importa en qué tipo de voluntariado estés involucrado.

¿Qué es volunturismo?

En pocas palabras: el volunturismo es la fusión del voluntariado y el turismo. Aunque las personas que realizan voluntariado internacionalmente durante largos períodos de tiempo aún combinan las oportunidades de turismo con sus experiencias en el extranjero, los términos generalmente solo se aplican a experiencias a corto plazo que pueden encajar en unas vacaciones del trabajo o la escuela. Los esfuerzos de volunturismo se limitan a un período de tiempo mucho más corto que el voluntariado, que generalmente son oportunidades de voluntariado a largo plazo y están vinculadas a generar un impacto a largo plazo en las comunidades locales. Es una tendencia creciente de personas que viajan a otras comunidades / países para hacer algo bueno pero la realidad es, que se relaciona mucho con dañar las economías locales y mercantilizar a los niños vulnerables. También puede perpetuar estereotipos dañinos sobre el llamado “tercer mundo”, al tiempo que promueve actitudes neocolonialistas. El énfasis está en el voluntario, el turista, el cliente, que a menudo vende una experiencia de “sentirse bien” y no necesariamente aborda las necesidades locales. Como esto puede parecer positivo hacer el voluntariado en otros partes del mundo, es importante hablar también sobre los posibles impactos negativos que esto podría tener en las comunidades locales. 

¿Por qué es malo el volunturismo?

Unas de las principales críticas al voluntariado son:

Los recursos locales se agotan: las comunidades que reciben voluntarios quieren ser excelentes anfitriones, por lo que invierten sus propios recursos en garantizar que la comida y el alojamiento sean suficientes. Estos recursos podrían utilizarse mejor para mejorar sus propias vidas.

Los voluntarios no tienen experiencia: uno de los mayores argumentos en contra del voluntariado es la falta de experiencia relacionada que los voluntarios tienen para el trabajo que se espera que realicen en el campo. Tomemos, por ejemplo, un voluntario que está ayudando a construir casas: si esta persona no tiene las habilidades adecuadas, su trabajo puede ser de mala calidad, quizás incluso inestable.

No hay suficiente tiempo: las vacaciones de los voluntarios suelen durar entre unos pocos días y un par de semanas.

La economía local se ve interrumpida: cuando los voluntarios llegan a trabajar, a menudo dejan sin trabajo a los trabajadores locales. En el caso del voluntario de vivienda, los albañiles locales, los trabajadores de la construcción y los carpinteros pierden sus trabajos debido a los trabajadores extranjeros sin experiencia.

Supervisión deficiente: las comunidades locales son más propensas a la explotación cuando los voluntarios tienen una supervisión inadecuada.

¿Qué tienes que preguntarte antes de postularte para un puesto de voluntario?

¿Serias voluntario en el extranjero si no hubiese cámaras? ¿Están tus intenciones en el lugar correcto? ¿Vas al extranjero para ayudar, o vas al extranjero para lucir bien ante los demás? ¿Quieres ayudar a la gente o simplemente quieres publicar una foto tuya ayudando a otros en Instagram? ¿Quieres ofrecer tus habilidades a una comunidad o quieres aumentar tu currículum? Ten cuidado de tener un “complejo de salvador” cuando participes en el voluntariado. Esta es la idea de que tú, como extranjero (y posiblemente no calificado), puedes salvar a toda una comunidad.

¿Tiene la organización las mismas intenciones y valores que tú? Incluso si estas convencido de que sus intenciones son válidas, debes asegurarse de que la organización con la que trabajes tenga los valores correctos. El voluntariado es una industria en crecimiento, lo que significa que las organizaciones literalmente ganan dinero con la pobreza y las dificultades de los demás. Muchas ONG están realmente comprometidas con el bienestar de sus comunidades, pero otras no lo están.

¿Vas a hacer más daño que bien? Seas realista acerca de cómo tu trabajo afectará a los lugareños. Por ejemplo, la investigación nos dice que trabajar con niños desplazados, especialmente huérfanos, es una mala idea para un voluntario. Los niños vulnerables necesitan establecer relaciones estables y duraderas. Eso es imposible para los volunturistas, que solo estarán presentes durante unos meses como máximo. Los efectos psicológicos de sentirse abandonado por un volunturista son de gran alcance.

¿Confiarías lo suficiente en ti mismo para hacer este trabajo en tu propio país? También es importante realizar proyectos que se adapten a tus habilidades, no solo a tus deseos. Por ejemplo, una actividad popular para muchos voluntarios es la construcción de estructuras. Estas estructuras pueden ser casas, bibliotecas, escuelas u otros edificios comunitarios. ¿El problema? Muchos volunturistas en realidad no tienen ninguna habilidad o experiencia de construcción. Como resultado, a menudo construyen estructuras poco sólidas que podrían poner en peligro a los habitantes locales.