Tiempo de lectura 5 minutos

Nómadas digitales. Elige donde vivir y trabajar (y no pagar impuestos)

Con un ordenador y una conexión wi-fi dominas el mundo

Se trata de una afirmación simple, lo sabemos, pero suficiente para entender que hoy en día hace falta poco para trabajar desde (casi) cualquier rincón del mundo. Por esto te presentamos hoy los nómadas digitales, que eligen donde vivir y trabajar.

Con la pandemia ha aumentado el número de personas que ha cambiado su domicilio, incluso de comunidad autónoma o de País, aprovechando la llegada del tele trabajo o smart working. Si, además, tienes experiencia profesional y habilidades ligadas al mundo de la comunicación y TICs, te será más fácil dar el salto a este nuevo sistema de trabajo.

Muchos pueblos e incluso países enteros están proponiendo iniciativas para animar a más nómadas digitales a mudarse, ofreciendo rebajas fiscales y alojamientos a precios muy por debajo del valor de mercado.

Vamos a ver cuales son estos países y qué oportunidades ofrecen para los nómadas digitales.

¿Quien es el “nómada digital”?

Antes de empezar vale la pena definir mejor el perfil del “digital nomad”. Hay que empezar por decir claramente que estas personas no trabajan sentadas en una mesa en las playas más concurridas del mundo. Al contrario, para poder centrarse necesitan y buscan espacios más reservados, sin perder de vista la comodidad y el encanto del lugar para mantener alta la productividad y al mismo tiempo no gastar mucho dinero en temas pocos importantes.

Puedes encontrar, pues un nómada digital en una habitación de un piso compartido, en un hotel o en un co-living, todos con wi-fi como requisito imprescindible.

Definir el nómada digital no es fácil porque podemos incluir diferentes categorías de trabajadores. Pero hay algo que tienen todos y todas en común y es que suelen quedarse en un mismo sitio por poco tiempo (desde un par de semanas hasta 6 meses o 1 año como mucho) y sus fuentes de ingresos proceden casi exclusivamente (o solamente) desde el trabajo online.

¿Como funciona en España?

A nivel fiscal España no es nada competitiva ni atractiva para los nómadas digitales. Unica excepción, Canarias, donde puedes encontrar ya pueblos enteros poblados por estas personas. El clima favorable, junto con la belleza del lugar, la tranquilidad, y, por supuesto, unas condiciones fiscales mejores, hacen de las Islas Canarias el nuevo paraíso para aquellos que huyen de la zona de confort.

A mayores, España ha introducido un “visado no lucrativo” para personas procedentes de países no UE que pueden residir legalmente en nuestro territorio siempre que puedan demostrar tener suficientes medios para mantenerse y no trabajar para el mercado español.

Nómadas digitales. Elige donde vivir y trabajar (y no pagar impuestos)

Seguir el modelo griego: (casi) cero impuestos

El gobierno griego ha decidido apostar por esta tipología de “turista” o visitante, al saber que normalmente tienen un poder adquisitivo medio alto y no suele quedarse encerrado en su habitación todo el tiempo sino que busca siempre socializar y participa, pues, a la reactivación económica del mercado.

De allí que en diciembre 2020 el gobierno ha emanado una ley para que los extranjeros (pero también los griegos residentes en el exterior) puedan vivir en Grecia con un régimen fiscal muy ventajoso.

De hecho, quien elija mudar su residencia fiscal en Grecia podrá:

  • No pagar el impuesto sobre la renta y del impuesto de solidaridad
  • Pagará sólo según las cuotas previstas por cada renta
  • No pagar impuestos locales relacionados con la propiedad privada (habitación y/o vehículo, por ejemplo).

Atenas, además, ha pedido que el nuevo residente tenga estos requisitos adicionales:

  • No haber sido residente fiscal en Grecia en los 6 últimos años
  • Proceder de un país de la UE o de un País que tenga un acuerdo de cooperación con Grecia
  • Ofrecer servicios también a locales o a una filial griega de una sociedad extranjera
  • Declarar de querer quedarse en Grecia durante un periodo mínimo de 2 años.

Croacia y su visado especial para los nómadas digitales

Desde el 1 de enero 2021 Croacia acoge los nómadas digitales a través de un visado de larga estancia. La nueva ley cubre la residencia de esta categoría de trabajadores, definiendolos como “quien, fuera de la UE, trabaja en los sectores de la tecnología y de la comunicación” o como asalariado por una empresa registrada en el extranjero con posibilidad de teletrabajar.

A menos que no necesiten un visado turista para entrar en Croacia, los trabajadores en smart working pueden pedir un visado de hasta 1 año a de su llegada. No tendrán que pagar impuestos sobre la renta pero no podrán ofrecer sus servicios profesionales a empresas croatas.

Con esta medida el País pretende atraer visitantes durante todo el año y dar nueva linfa vital a un sector machacado por la crisis del COVID-19.  Los nuevos visitantes pueden representar un recurso adicional, alimentando los mercados locales, incluso el sector inmobiliario, que sufre la estacionalidad y pierde mucho en los meses invernales.

Estonia y su residencia digital

Estonia ha sido la primera en la UE que se ha adaptado al cambio digital hace años, ofreciendo incluso montar una empresa de forma totalmente digital, sin la necesidad de estar físicamente en territorio estonio.

Además, desde el 1 de agosto 2020 Estonia acepta las peticiones de visado de los nomadas digitales, o sea, de aquellos que declaran trabajar en remoto. Por ello han habilitado muchos espacios de co-working en Tallin y la conexión wi-fi es la mejor de Europa. Este visado permite residir legalmente en Estonia durante 12 meses e incluso poder viajar dentro de las fronteras europeas durante 90 días.

Este programa, que no es nada nuevo, ha permitido al gobierno local ganar más de 40 millones de Euros desde 2014, añoi en el que se lanzó la E-residence. Sin duda un ejemplo a seguir.

Madeira: la casa de los nómadas digitales

La primera fase de Digital Nomads Madeira comenzó el 1 de febrero de este año en Ponta do Sol y continuará hasta el 30 de junio. En la costa a sur de la isla de madeira, este pequeño pueblo para nómadas digitales ofrecer espacios gratuitos para trabajar (mesa y silla), acceso a la comunidad Slack e internet gratis de 8 a 22 en todo el pueblo.

Este proyecto permite hoy hospedar hasta 100 personas, que deberán comprometerse para al menos 1 mes de estancia. Por supuesto hay miles de reservas así que no tendrán problemas.

Este iniciativa se suma al visado D7 que Portugal ofrece a los jubilados y extranjeros que viven con una renta estable reconocida procedentes de bienes o inversiones. Pedir un visado D7 no es complicado y suelen tardar como mucho 2 meses en facilitarlo. Hay que pasar una valoración jurídica y después el visitante puede residir legalmente durante 1 año con opción para renovar para 2 años cada vez y se puede convertir en residencia permanente a los 5 años.

Dubai: impuestos cero

Si ya miramos fuera de la UE, uno de los destinos más demandados es Dubai, ciudad muy ligadas a las grandes empresas del sector digital. Además, en este país no hay impuestos sobre la renta de las personas físicas.

Para entrar en Dubai necesitas un visado de turista y después puedes cambiarlo por uno anual. Este programa te permite vivir en Dubai como si fueras un residente más, tener acceso a líneas telefónicas, documentos de identidad, servicios bancarios y posibilidad de alquilar alojamiento o mandar los niños al colegio.

Como ves, la forma de trabajar cambia rápidamente y hay varios países que se están adaptando a esta nueva tendencia. Recuerda, en todo caso, que ser nómada digital es una elección de vida y uno un paréntesis durante el estado de alarma.

Si no te atreves a vivir como nómada pero si quieres vivir una temporada fuera, te recomendamos seguir las indicaciones de este artículo.